Funcasor Fundación Canaria para el Sordo

   

Nuestros logros
  • Renovación del servicio de mantenimiento de zonas ajardinadas del Complejo Hotelero Mare Nostrum Resort
  • Nuestro Centro Especial de empleo ha sido el ganador del concurso para el mantenimiento de las zonas ajardinadas del Centro Nacional de Formación Ocupacional de los Realejos

     

  • Renovación del servicio de mantenimiento de zonas ajardinadas del Hotel Royal Sunset Beach Club
  • Renovación del servicio de mantenimiento de zonas ajardinadas del Hotel Santa Bárbara Golf and Ocean Club

¿Se hará realidad algún día el sueño de Beethoven?

El archiconocido compositor soñaba con una cura para su pérdida auditiva. Pronto la investigación podrúia hacerlo realidad. 

Nos hacemos eco del artículo publicado en la revista Nature, acerca de los avances científicos sobre la cura de la pérdida auditiva... 

 

En el verano de 1802, un Beethoven de 31 años paseó por el campo alrededor de Viena. Los rayos de sol atravesaban los árboles, el suelo duro crujía bajo sus pies y los pájaros dirigían su propia orquesta. Pero Beethoven no se maravilló con estos detalles; estaba inmerso en pensamientos suicidas. Algunos años antes, había comenzado a perder la audición, y aunque aún no era grave, todavía estaba luchando inmensamente con su condición. Vivir con pérdida auditiva hizo de su vida una "existencia miserable" que lo llevó a la desesperación, escribió. Todavía perseveró con su trabajo, y continuó creando música atemporal. Pero encontró poca alegría en todo ese proceso.

Hoy en día, 466 millones de personas en todo el mundo tienen pérdida auditiva incapacitante, y se espera que más de 900 millones la tengan para 2050, según la Organización Mundial de la Salud.

Su impacto a menudo se subestima en comparación con otras discapacidades, pero las personas con pérdida auditiva experimentan constantemente dificultades de comunicación en su vida cotidiana. A menudo escuchan mal el habla y les resulta muy difícil seguir las conversaciones. Estas malas comunicaciones pueden hacer que las personas se sientan aisladas mientras luchan por participar en las interacciones sociales, lo que finalmente los lleva a retirarse de la sociedad. Como escribió una vez Helen Keller: "La ceguera nos separa de las cosas, pero la sordera nos separa de las personas".

Hasta el día de hoy, todavía no existe una cura para la pérdida auditiva neurosensorial (el tipo más común y el que tenía Beethoven). Tenemos dispositivos tecnológicos avanzados que amplifican el sonido, como audífonos e implantes cocleares, pero estos aún no restauran la audición. 

La pérdida auditiva neurosensorial ocurre como resultado del daño al órgano del oído interno, llamado cóclea, que tiene intrincadas células ciliadas sensibles al sonido que son responsables de la audición. En humanos y otros mamíferos, cualquier daño a las células ciliadas es irreversible. Otros animales, como aves, peces, anfibios y reptiles, pueden regenerar espontáneamente sus células ciliadas cocleares, lo que significa que cualquier pérdida auditiva que desarrollen es solo temporal.

Los científicos han estado estudiando el proceso de regeneración de las células ciliadas en los no mamíferos, y han identificado varios genes y proteínas que tienen funciones centrales. Estos pueden ser dirigidos para estimular las células de soporte en la cóclea para crear más células ciliadas y reemplazar las que murieron.

Algunas de estas terapias celulares han logrado restaurar la audición de ratones y cobayas: ¡un gran avance! Estos avances han llevado al desarrollo de más terapias, y una de esas terapias ahora se está probando por primera vez en humanos. El ensayo clínico REGAIN (REgeneración de las células ciliadas del oído interno con inhibidores de la GAmma-secretasa), una colaboración internacional dirigida por investigadores del University College London, está probando una molécula llamada inhibidor de la γ-secretasa que podría restaurar la audición al alentar a las células de apoyo a transformarse en nuevas células ciliadas.

Si funciona, este avance científico podría transformar la atención de la salud auditiva tal como la conocemos.

Cuando Beethoven perdió la audición se aisló de la sociedad, pero una cosa que le dio fuerzas fue la esperanza de que su audición pudiera recuperarse algún día. Aunque cada remedio médico que intentó fracasó. En 1802, escribió: “Piensen que durante seis años he estado afligido irremediablemente, empeorado por médicos sin sentido, engañado año tras año con la esperanza de mejorar, finalmente obligado a enfrentar la perspectiva de una enfermedad duradera (cuya cura tomará años o tal vez sea imposible) ".

El sueño de Beethoven de recuperar su audición no se hizo realidad para él, pero a través del avance científico de la regeneración de las células ciliadas, podría hacerse realidad 217 años después de su caminata de aquel verano en Viena. En su lecho de muerte, se dice que las últimas palabras de Beethoven fueron "¡Escucharé en el cielo!" Afortunadamente para nosotros, aquellos que enfrentan dificultades auditivas pronto podrían escuchar en la Tierra.

 

Imprimir Correo electrónico

Contáctanos

Contacto

Crta. Gral. La Laguna-Punta del Hidalgo, km 8,1
38280 Tegueste - Santa Cruz de Tenerife
Teléfono: 922 04 72 18

Contacta con nosotros

 síguenos en Twitter

haz me gusta en Facebook

Visítanos

Dónde estamos

Suscríbete

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín y recibe periódicamente información de interés. ¡Te esperamos!

En cualquier momento podrás optar por cancelar la suscripción si lo deseas.